EL CONDE LUCANOR

La mejor obra en prosa medieval

El Conde Lucanor es la obra cumbre narrativa de la literatura española medieval, escrito en castellano antiguo entre 1330 y 1335, por el infante Don Juan Manuel, Príncipe de Villena. Su título completo y original en castellano medieval es Libro de los enxiemplos del Conde Lucanor et de Patronio (Libro de los ejemplos del conde Lucanor y de Patronio).

Reflejo de la personalidad de Don Juan Manuel

El Conde Lucanor tiene una gran originalidad, pues trata con rara astucia, consciente e inconsciente, de cumplir sus reprimidos deseos de gobernar dando buenos consejos a unos hipotéticos súbditos. Y de que Don Juan Manuel hubiera querido gobernar no puede dudar nadie sabiendo que era político, militar, noble, Infante y cristiano (y, por tanto, seguro de que el poder viene de Dios; a los nobles, naturalmente) Lucanor, el Conde, es, en realidad, Don Juan Manuel, y Patronio viene a ser una especie de primer ministro, de consejero real, de valido o privado, del que gobierna «en la sombra», o de representante de algún grupo de presión.

juan_manuel

Estructura

El libro está compuesto por cinco partes, la más conocida de las cuales es una serie de 51 exempla o cuentos moralizantes tomados de varias fuentes, como Esopo y otros clásicos, así como de cuentos tradicionales árabes. La «Historia del deán de Santiago y el mago de Toledo» (cuento XI) tiene semejanzas con cuentos tradicionales japoneses, y la historia de una mujer llamada Doña Truhana (cuento VII) —el «Cuento de la lechera», pero ligeramente variado— ha sido identificada por Max Müller como originada en el ciclo hindú Pancha-tantra.

El propósito didáctico y moral es la marca del libro. El conde Lucanor empieza la conversación con su consejero Patronio planteándole un problema («Un hombre me ha hecho una propuesta…» o «Temo que tal o cual persona intenta…») y solicita consejo para resolverlo. Patronio siempre responde con gran humildad, asegurando no ser necesario dar consejo a una persona tan ilustre como el conde, pero ofreciéndose a contarle una historia de la que este podrá extraer una enseñanza para resolver su problema.

Cada capítulo termina de la misma forma, con pequeñas variaciones: «Et entendiendo don Johan que estos exiemplos eran muy buenos, fízolos escribir en este libro, et fizo estos viesos en que se pone la sentençia de los exiemplos. Et los viessos dizen assí». El libro se cierra con un pareado que condensa la moraleja de la historia. Luego viene al final de cada cuento una extraña frase: «y la historia de este ejemplo es esta que se sigue». Esto es de difícil interpretación y se piensa que hace alusión a una miniatura que debió de existir en el códice original, donde se plasmaba la narración anterior; historia sería, por tanto, dibujo o pintura.

Sinopsis de la obra

La obra narra la historia de un conde, un hombre bueno y honrado que siempre busca el bienestar de su pueblo por lo que a veces le pide ayuda a su consejero el cual es un hombre de confianza que siempre busca la manera correcta, adecuada y fácil para que el conde entienda ciertos aspectos de la vida, problemas y dudas que tenga; él le narra historias, fábulas y cuentos en los que al final siempre tienen una moraleja que el conde tiene que descubrir para encontrar lo que busca al pedir ayuda y al final cuando cada historia termina el conde saca una moraleja que todos entendieran y hacía que lo anotaran en este libro. Cada historia tiene diferentes personajes en diferentes tiempos y lugares. A veces historias crueles, divinas, bonitas, absurdas, pero que al final lograron que el conde asimilara muchas cosas y creciera en su vida moral y espiritual; por lo que es un libro que ayuda a que cualquier hombre, niño o mujer que lo lea para que pueda entender y aprender cosas que generalmente no razonamos ni pensamos en ellas y nos hace falta tenerlas en mente para la vida diaria.

La obra de don Juan Manuel, creada durante sus años de madurez espiritual, integra extraordinariamente la sabiduría práctica derivada tanto del cristianismo como de las fábulas; de las tradiciones caballeresca como del mundo islámico. El autor escoge los más altos principios morales de cada tendencia para estamparlos en sus ejemplos, con los que estos adquieren un carácter universal que les otorga vigencia hasta nuestros días.

Personajes

Conde Lucanor protagonista:
Era un hombre bueno, sensible, respetuoso, honrado, buen gobernante ya que se preocupaba por el bienestar de su gente, gentil, se preocupaba por los demás, no era nada avaricioso y buscaba la manera de solucionar sus problemas de la mejor manera para todos. 

Patronio personaje secundario:
Un hombre bueno que le gusta ayudar a los demás, hombre confiable, mejor amigo y consejero del conde. Siempre buscaba la manera de ayudar a las personas que se lo pedían de una manera para que todos lo entendieran.

Ediciones del Conde Lucanor

La primera edición del libro El Conde Lucanor corresponde al manuscrito original escrito por su autor, Don Juan Manuel, redactado entre 1330 y 1335. Posteriormente, se han realizado multitud de ediciones con el texto de la obra y anexos de estudio crítico de la obra y del autor. La primera fue impresa en 1575 por Gonzalo Argote en Sevilla y dedicada a don Pedro Manuel y sirvió para que la obra fuera leída por los dramaturgos contemporáneos. Todo y ello, Don Juan Manuel era receloso de las copias, como lo demuestran sus palabras del Prólogo del Conde Lucanor: «Si los lectores de mis obras encuentran en ellas algunos yerros y defectos, que no me los imputen a mí, hasta ver los originales depositados en el convento de Peñafiel, pues los copistas suelen equivocarse y cambian el sentido de la frase o la construcción que yo quise hacer allí».

De la obra El Conde Lucanor se conservan cinco códices: uno en la Academia de la Historia, tres en la Biblioteca Nacional de Madrid  y otro que fue de los Condes de Puñonrostro, editado por Argote de Molina en 1575, en Sevilla. Y la primera versión completa es la de Gayangos de 1860.

SENTENCIAS SINGULARES DEL CONDE LUCANOR

El libro del Conde Lucanor’ expone una serie de cuentos y ejemplos, con bonanzas y desdichas que llevan finalmente emparejada una aforía (o moraleja) que intenta de alguna manera ser una base ética para aquellos que lo leyesen.

Qui ama más de quando deve, por amor será desamado.

puntos-grana

Quien te alaba más de cuanto en ti hubiere, cábete de él guardar, que engañar te quiere.

puntos-grana

Quien no ha amigos sinon por lo que les da, poco le durarán.

puntos-grana

Si al comienzo non muestras qui eres, nunca podrás después quando quisieres.

puntos-grana

Qui quiere acabar lo que desea, desee lo que puede acabar.

puntos-grana

Murió el hombre pero no murió su nombre.

puntos-grana