EL SIGLO XIV

Don Juan Manuel vivió en una época de grandes acontecimientos que marcaron la historia de los reinos de Castilla, Aragón y el musulmán de Granada. Fue un periodo que se caracterizo por turbulentas luchas nobiliarias que tuvieron lugar tras la muerte de Alfonso X, durante los reinados de Sancho IV, Fernando IV y Alfonso XI.

Inestabilidad-política-entre-reinos-hispánicos

Inestabilidad de la monarquía castellana

A partir de los últimos años del s. XIII, Castilla se verá sacudida por continuos enfrentamientos políticos, motivados por una nobleza fortalecida por los repartos territoriales a la que la Monarquía no logra imponer su autoridad. Los problemas dinásticos, tras la muerte de Alfonso X y las minorías de edad de los reyes Fernando IV y de Alfonso XI, unidos a las tensiones provocadas por los fracasos de los reinos cristianos en la conquista de Granada y a los enfrentamientos con los benimerines (invasores norteafricanos), incrementaron los enfrentamientos anteriores.

A pesar de la inestabilidad monárquica, Castilla consigue ir fortaleciéndose a lo largo del s. XIV, al tiempo que la Corona de Aragón estaba configurando un gran imperio en el Mediterráneo.

Fernando IV había muerto prematuramente en 1312, dejando al frente del Reino de Castilla al pequeño Alfonso, por lo que María de Molina se haría cargo del poder para hacer frente a las continuas luchas nobiliarias. En 1325 Alfonso XI alcanzaba la mayoría de edad y continuaba la obra de imposición de la autoridad monárquica sometiendo a la nobleza, cuya primera víctima sería don Juan Manuel, con la consiguiente pérdida de Gibraltar en 1333.

Poder señorial

El fenómeno del poder señorial tuvo especial importancia en la época de Don Juan Manuel, quién fue su mejor ejemplo en base al poder y posición que alcanzo. Este poder consiguió multitud de tierras de realengo y acabó apoderándose de muchos puntos estratégicos, levantando poderosas fortalezas.

La alta nobleza logró de la monarquía el establecimiento de señoríos y mayorazgos, forma de propiedad vinculada que permite al titular disponer de la renta e incluso Don Juan Manuel recibió de Alfonso IV de Aragón, el título de Príncipe de Villena, primer principado que se intitula en España.

Desarrollo de la economía lanar

El gran desarrollo de la ganadería lanar se debió a la apertura del mercado de Flandes y a un cambio de actividad feudal que dio más importancia a la ganadería lanar. Además los reyes y nobles obtenían importantes ingresos por impuestos sobre trashumancia de ganado. El triunfo de la dinastía de los Trastámara representó también el triunfo de la Mesta en el conjunto de Castilla y Extremadura.

Demografía estancada por la peste negra

En el plano demográfico, tras el incremento poblacional de los s. XII y XIII, durante el XIV se experimenta un notable descenso, causado especialmente por la peste negra de 1348, que causaría un empobrecimiento generalizado así como la desmoralización de la sociedad.

Auge cultural

En el campo de la cultura, la vida religiosa constituye la principal fuente de inspiración cultural en una época caracterizada por la confluencia de tres religiones dentro del ámbito peninsular: musulmana, cristiana y judía, de las que muchos escritores, como el Infante don Juan Manuel, se inspiraría culturalmente.

La fundación de las bibliotecas catedralicias, los estudios universitarios y la revitalización de escuelas de traductores, como la de Toledo, confeccionan el panorama cultural de una época en que la cultura venía siendo potenciada por los reyes Fernando III y Alfonso X el Sabio y por nobles como Don Juan Manuel; todo ello desembocaría en el periodo del Renacimiento.